Mantener el Curso: te enfadas, o te sanas.

Es tan difícil mantener el curso que a menudo escuchamos casos a nuestro alrededor de personas que “se rindieron,” por ponerlo de manera drástica. Creo que uno de los desafíos más grandes del ser humano hoy en día es saber estar conforme con uno mismo y lo que está haciendo.

Pero, ¿qué significa eso? ¿Se rindieron?

En la vida uno se topará con grandes desafíos, y a veces no podremos sobrellevarlos. Estamos tan acostumbrados a fabricar nuestra película mental que se nos olvida cómo la realidad a menudo tiene planes diferentes a los nuestros.

Cada quien tiene su cruz, sus remordimientos y cosas que quisieran enmendar.

Sin embargo, esto no es Hollywood: en la vida real, el “final feliz” es subjetivo y a menudo nos concentramos tanto en el final que no caemos en cuenta cómo también es un comienzo: nunca pensamos en qué hacer después de haber logrado lo que tanto quisimos.

Hace mucho tiempo soñaba con llegar a la adultez, pero ahora me topo con más preguntas que nunca. Me estoy dando cuenta que entre más avance, aunque sea como borriguero en piso de mosaico, encuentro respuestas que solo llevan a más preguntas.

Puede ser frustrante. Desmotiva, desilusiona.

El otro día revisaba las carpetas de mi computadora y me topé con un meme que me dejó pensando profundamente sobre su mensaje. Hago costumbre de coleccionar imágenes que me llaman la atención, a veces por su valor artístico, por capturar momentos impresionantes, o simplemente logran transmitir su mensaje de forma efectiva, con intención.

Mantener El Curso - "You either get bitter or get better."
Esta es la imágen. Traducción a continuación:

Te enfadas o te sanas. Es así de simple.

O tomas lo que te ha ocurrido y permites que te convierta en mejor persona, o permites que te destruya.

La elección no le pertenece al destino, le pertenece a tí.

Te enfadas, o te sanas.

Nuestras perspectivas pueden cambiar; el objeto de nuestra fijación se mantendrá estático… los que cambian son los ojos con que lo vemos. Sin embargo, nuestra perspectiva debe informarse por nuestros deseos más sinceros, con honestidad y valor, para poder mantener el curso más allá de las desiluciones que sin duda nos toparemos.

No es fácil, pero podemos lograrlo con mucha paciencia y una pizca de empatía.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *